Mon, 23 Aug 2004 - Archivado en Televisin y espectculos y Televisin y espectculos
Hay un tipo de publicidad que me resulta tremendamente curiosa, son los publireportajes. Por ejemplo, tenemos los que podramos llamar publireportajes "serios" como podran ser los de la leche Pascual; en ellos normalmente aparece un seor afable vestido con bata blanca (una blancura digna de aparecer en un anuncio de Coln super-pls-ultra-mega-turbo-exprss, de lo que podramos deducir que ese hombre, lo que s mucho mucho no trabaja) y que a menudo sostiene unas gafas en la mano mientras pasea apaciblemente, como si fuese ese profesor amable y paciente que todos hubiesemos querido tener. Este seor con pinta de cientfico (lo cual aumenta su credibilidad) suele explicarnos cosas como el proceso de pasteurizacin de la leche o el sistema de envasado (conocimientos imprescindibles hoy en da, que por alguna oscura razn nuestros educadores omitieron en nuestra formacin, porque quin no ha necesitado alguna vez en casa pasteurizar algo?) Y es que gracias a estas perlas de la publicidad nos damos cuenta de que el objetivo de empresas como Pascual no es ganar dinero, sino velar de forma constante y altruista por nuestra salud (...) Pero hay otros tipos de publireportajes, como los de aparatos de gimnasia. En ellos suelen aparecer personajes famosos como Chuck Norris, que te demuestran durante 20 o 30 minutos como un sensacional y revolucionario aparato (una tabla con unos palos metlicos y dos cuerdas) puede convertirnos en atletas olmpicos dedicando slo 10 minutos al da... Increible! y lo mejor de todo es que luego se plega fcilmente y puedes guardarlo debajo de la cama, no ocupa espacio!! En este tipo de anuncios suelen repetirlo todo una y otra vez, es ms, yo dira que estn montados de forma que se pueda hacer un bucle con ellos... aunque supongo que es porque a las horas que los emiten (suele ser de madrugada) nuestra capacidad de proceso de informacin est en poco ms que mnimos... Siguiendo la misma lnea estn los que nos muestran inventos y herramientas fantsticos disponibles slo durante tiempo limitado, como cuchillos que pueden cortar zapatos y latas de refresco (algo imprescindible en cualquier hogar), mquinas de coser de bolsillo o revolucionarios sistemas para pelar patatas y zanahorias que harn nuestra vida muchisimo ms fcil y agradable... Y por ltimo hay unos que aparecen slo cada cuatro aos y que suelen llevar mensajes tales como: "por una vida mejor" o "juntos iremos a ms". Los responsables de estos anuncios no nos piden dinero, sino que les demos el poder de quitrnoslo ellos mismos y lo peor es que, normalmente, al final siempre se lo damos...
Por LaRanaBudWeisEr. Han entrado 4502 veces. Hay 15 comentarios       
Mon, 16 Aug 2004 - Archivado en Cosas de la rana y Cosas de la rana
Una pregunta que me hago de vez en cuando es: Qu tiene de especial una primera vez? Y me hago esa pregunta porque casi todo el mundo est predispuesto de forma natural a recordar con cario y de una forma especial todas sus primeras veces... es algo que no acabo de entender por qu? Pongamos como ejemplo el primer cigarro. Los que hayan experimentado esa primera vez, sabrn que cuando la primera dosis de humo inunda nuestros pulmones se reciben varias sensaciones: miedo, ansiedad, ahogo y un gran picor en la garganta, que provoca interminables ataques de tos y a menudo, nauseas; en muchas ocasiones se le suma adems un posterior mareo acompaado de sudor fro. Personalmente, yo no lo considerara un momento memorable de mi vida... por qu la gente recuerda siempre ese primer cigarro y no el nmero 57, que seguramente fu mucho mas agradable? Luego est nuestro estreno con el alcohol. La primera ingesta de alcohol suele venir acompaada de la primera borrachera y sta ltima, por mala que sea, slo precede lo peor: la primera resaca. Eso s que es sufrir! Es como si el aire que hay alrededor de nuestra cabeza se hiciera denso, casi slido, y apretase sin piedad ni descanso pero sin dejarnos perder el sentido... Y es que por lo general, las primeras veces no suelen ser ni mucho menos las mejores, pero nosotros nos empeamos en ensalzarlas y mistificarlas; miremos donde miremos esas primeras veces no suelen superar a las segundas y mucho menos a las vigesimoterceras... El primer da de clase: lo primero que hacen los nios el da que comprenden que su madre les abandonar en ese recinto que llaman guardera es... llorar desconsoladamente, por supuesto. Slo tenemos que pensar en nuestros primeros aos de vida, es una etapa llena de primeras veces: la primera vez que vemos la luz, justo despus de nacer, no contentos con habernos expulsado de nuestro pequeo y calentito refugio nos ponen boca abajo y nos azotan hasta hacernos llorar, la primera vez que acercamos un beb al agua si pudiera nos sacara los ojos, cuando aparece el primer diente, otra vez a llorar... Y podramos seguir: la primera vez que montamos en bicicleta sin las pequeas pero humillantes ruedecitas auxiliares acabamos en el suelo y probablemente con magulladuras, el primer da de instituto lo ms probable es que algun gracioso nos coloque algn mote o recibamos novatadas, el primer dia de trabajo... hmmm... bueno este para muchos puede que sea un caso especial, aqu no hay diferencias entre el primero y el ltimo, smplemente no hay das buenos... Y para acabar (por fn) hablaremos de las primeras relaciones sexuales... Esa "primera vez" suele venir rodeada de un halo de ternura; cuando alguien hace esa pregunta: te acuerdas de tu primera vez? siempre la hace con una sonrisa, a veces incluso acompaada de un suspiro nostlgico. Pero la realidad es que "esa primera vez" no suele ser tan bonita... es una situacin marcada por sensaciones como inexperiencia, timidez, miedo, verguenza y torpeza entre otras, porque que nadie me diga que sali airoso la primera vez que sus dedos tocaron el corchete de un sujetador (yo al final opt por comprar el curso a distancia de CEAC). Estamos ante un claro ejemplo de una actividad en la que mejoramos con el tiempo y la prctica, pero nuestra memoria se empea en dejar grabada la primera vez... Aunque eso s, sobretodo en el caso del ltimo ejemplo, la primera vez tiene algo bueno: que da paso a la segunda.
Por LaRanaBudWeisEr. Han entrado 4225 veces. Hay 13 comentarios       
Thu, 05 Aug 2004 - Archivado en Cmo somos... y Cmo somos...
ltimamente se estn destapando muchas declaraciones de polticos de este pas las cuales no pueden ser calificadas con otro adjetivo que no sea el de mentiras. Pero lo que me sorprende es que cuanto ms lo pienso, ms convencido estoy de que el problema es que vivimos en una sociedad basada en la mentira. Por ejemplo, slo tenemos que fijarnos en las canciones que les enseamos a los nios en edades en las que adems, absorben cualquier informacin que tengan a su alcance: Un elefante se balanceaba, en la tela de una araa, y como vea que no se caa, fu a buscar a otro elefante. Pero por favor... le enseamos eso al cro y luego dudamos de l cuando nos dice que no le han puesto deberes en el colegio? Lo extrao es que no nos diga que los deberes se los comi el elefante al salir del colegio! Y no queda ah la cosa, adems de las cancioncitas, durante toda su educacin infantil les vamos soltando barbaridades tales como: "Si no te duermes vendr el coco y te comer" o "Pon el diente debajo de la almohada, que por la noche vendr un ratn (que debe ser multimillonario) se lo llevar sin que te des cuenta y te dejar dinero a cambio" Y qu decir de Santa Claus? Un anciano de melena blanca con un evidente sobrepeso y una fuerza sobrehumana (se coloca a la espalda un saco de proporciones descomunales como el que se coloca una toalla en el hombro) que vive en el polo norte y que usa como medio de transporte un viejo trineo de madera tirado por renos voladores, aparentemente capaces de desplazarse a velocidades superiores a la de la luz. Despus est la tpica situacin... en un momento de pasin en el lecho conyugal se abre la puerta y aparece recortada contra la luz del pasillo la silueta de un nio, que sooliento pregunta: - qu le pasa a mam? porqu grita? (y se alza una voz temblorosa que contesta) - no pasa nada hijo... le estaba haciendo cosquillas. (si claro, un martes a las 2 de la maana... y encima respiramos tranquilos porque pensamos que el nio va y se lo cree) Lo mejor de todo esto es que luego vamos y les decimos: "No hay que decir mentiras". Si hay algo tan cierto como que el sol sale puntual todas las maanas es que en ese momento, les hemos dado motivos ms que justificados para que nuestros hijos nos crucen la cara; directamente, sin explicaciones. Y que conste que un servidor est totalmente en contra de cualquier tipo de violencia, pero es que la cosa se las trae...
Por LaRanaBudWeisEr. Han entrado 4029 veces. Hay 2 comentarios       
Tue, 03 Aug 2004 - Archivado en Ver para creer y Ver para creer
Lleva por ttulo ?Bonjour paresse? (Buenos das, pereza) y acaba de ser publicado en Francia. Su autora invita en sus pginas a hacer lo mnimo posible en el puesto de trabajo, ofreciendo incluso trucos para conseguirlo, como pasearse todo el da con carpetas bajo el brazo sin ningn tipo de finalidad pero ofreciendo la sensacin de que se est haciendo algo til para la empresa. No me extraara nada que el libro se convirtiese rpidamente en un best-seller, aunque seguramente una gran parte de los compradores quedaran decepcionados con l, ya que no tendra nada que ensearles. Porque, por lo menos en este pas, hay verdaderos expertos en explotar ese tipo de comportamiento: son casi completamente inservibles. Yo dira incluso que es un arte... "El arte de no hacer nada". Si lo pensamos no puede ser fcil ser totalmente improductivo, por ejemplo: que pasa cuando suena el telfono? nuestra respuesta natural (casi un reflejo) es contestar. Pues bien, habra que reprimir de forma constante ese instinto primario, ya que eso equivaldra a "hacer algo" por la empresa. Habra que tener cuidado hasta con lo que se dice, porque y si alguien del departamento de mrketing nos oye hablar y utiliza algo que hemos dicho para promocionar un producto? Definitivamente tiene que ser algo vocacional; un completo vago no se hace, sino que nace sindolo. Pensemos que ya desde pequeos, la mayora desarrollan complejas tcnicas para escabullirse de todo lo que pueda ser interpretado como una obligacin: lavarse las manos, los dientes, las tareas domsticas y los deberes en el colegio, etc... Personalmente, recomendara a los que lean el libro y deseen aplicar sus tcnicas que se refuercen con algn tipo de formacin complementaria, hay que estar bien preparado antes de intentar convertirse en un completo vago... Un ejercicio que se me ocurre que podra ser til sera comprar una pecera de esas de 30 centmetros de dimetro, meter dentro un pez de colores y realizar un estudio exhaustivo de su vida y costumbres. Enlaces relacionados: http://iblnews.com/noticias/08/112701.html
Por LaRanaBudWeisEr. Han entrado 6014 veces. Hay 5 comentarios